Noticias

27 de Julio 2018

Día 6. Poniéndole nombre a la historia de gracia

El día 6 de la Asamblea estuvo marcado por el inicio de la segunda parte de la Asamblea. Los delegados, guiados por el equipo ESDAC, comenzaron días de discernimiento. La invitación fue extensiva a toda la Comunidad Mundial, pidiendo que nos acompañe y sostenga con su oración. Nuestra gracia a pedir para esta Asamblea: “Deseamos mayor profundidad e integración en la vivencia de nuestro carisma CVX en el mundo de hoy”

El primer paso fue hacer memoria de estos días que llevamos en Asamblea. Recorrer la línea histórica de la CVX y ver en ella los distintos eventos que fueron aconteciendo. No corresponde culpabilizarnos o entrar en conflicto con ellos. Sirven para preguntarnos qué vamos a hacer con esta historia recibida. Sirven para poder entrar en la vida y en la diversidad. Es normal que en toda historia tengamos heridas, pero ellas no son el centro. Hagamos de esas heridas, cicatrices.

Hay dos modos de entender este tiempo: negocios o discernimiento. O entramos en una dinámica de orientar la Asamblea hacia la tarea, la búsqueda de soluciones, ansiedad por la propia Asamblea –¿Qué dirán en el futuro de la Asamblea en Buenos Aires?–; o, por el contrario, buscamos caminos para crear fraternidad y cuerpo apostólico, vemos la vida desde los ojos de Dios, escuchamos sentimientos y mociones y nos dejamos conducir por Dios, confiando en que lo que allí surja será el fruto de la oración. La invitación clara fue a vivir estos días, en este segundo modo. En eso estamos los delegados de la Asamblea y por eso pedimos sus oraciones.

En la tarde, la propuesta se centró en rezar y ponerle nombre a nuestra gracia. El nombre de gracia quiere expresar la identidad, la vocación y la misión de una persona o comunidad. Compasión, Misericordia, Hijo amado, Cristo herido y sonriente, Dios con nosotros, Jesús compañero, fueron alguno de los nombres que fueron surgiendo en el compartir del plenario.

Se decidió que el día 7 se ha decidido que sea en silencio. Sigamos rezando por esta Asamblea.