Noticias

01 de Agosto 2018

Día 10. Historia de Primera Mano. Una experiencia de Camino Ignaciano



Hoy, día de San Ignacio, termina nuestro particular camino ignaciano como asamblea CVX. El Padre Rafael nos decía antes de nuestra visita al Barrio de San Miguel que “el camino es la experiencia”. La experiencia en esta asamblea ha sido un camino de encuentro, conocimiento mutuo, discernimiento compartido y cuidado de la comunidad que nos envía de vuelta a casa.

Vuelvo conmovida por la experiencia vivida. El grupo de personas que llegó a Buenos Aires hace 10 días me ha mostrado quién es y cómo vive la comunidad mundial. Siento que hemos vivido una experiencia muy significativa, que hemos dado un primer paso para una CVX más auténtica y más comprometida con el proyecto de Jesús.

La escucha del relato de nuestra experiencia, recogido en el documento final, ha resonado con vibrante agradecimiento en el plenario. Nos hemos reconocido personal y comunitariamente como peregrinos en ese camino. Tres ventanas se han abierto como posibilidad de futuro para permanecer fieles de forma creativa al regalo que hemos recibido en nuestro carisma: profundizar en él, compartir humildemente con otros el tesoro de la espiritualidad que lo anima y salir a servir y compartir la alegría y la esperanza que desborda nuestros corazones cuando vivimos enraizados en Jesús.

También en lo más práctico hay signos de mayor madurez como cuerpo. Los debates han sido ricos y han puesto sobre la mesa temas de fondo como la necesidad de profundizar en el DEAE o la corresponsabilidad con la sostenibilidad económica de la comunidad. La elección del nuevo ExCo ha sido un ejercicio responsable que hemos tratado de vivir en clima orante. Tenemos un gran equipo, diverso y con personas muy valiosas. El envio por parte de Magdalena Palencia en la eucaristía sido emocionante. Ellos y ellas toman hoy el relevo en el servicio a la comunidad. Los encomendamos a María y nos comprometemos a apoyarles en la tarea.

Me descalzo ante el Señor presente y activo en esta mi, nuestra comunidad. Me siento agradecida por todas las personas con las que he compartido esta experiencia de una u otra manera: Arupa, el grupo ESDAC, la gente del barrio, el personal del Centro Loyola, las delegaciones, el ExCo y tantas personas que nos han acompañado con su oraciones. Quienes hemos tenido el privilegio de compartir el camino de esta experiencia tenemos ahora la responsabilidad de profundizar en el ella. Dar un testimonio convincente para que esta asamblea suponga una experiencia significativa para toda la comunidad. Confiamos en la fidelidad de Dios para lograrlo, en su promesa de sernos propicio.

Cecilia Martínez (CVX España)