Noticias

31 de Julio 2018

Día 10: Solamente deseando y eligiendo lo que más nos conduce para el fin que fuimos creados (EE.EE. 23)

31 de julio. Fiesta de San Ignacio. Último día de la XVII Asamblea Mundial celebrada en Buenos Aires. Desde el comienzo del día, la figura de Ignacio, expresada en saludos o al rezar el Tomad Señor y Recibir en la oración de la mañana, nos fue acompañando. Esa oración nos preparó para uno de los momentos más importantes del día: elegir los nuevos miembros del ExCo para el período 2018-2013. En clave de oración y deliberación, se fueron votando los distintos cargos. Así, el nuevo ExCo quedó conformado con representantes de distintas regiones, distintas edades, hombres y mujeres y cada uno con distintas vivencias y experiencias del ser CVX. La confianza en que eso enriquecerá el trabajo y ayudará a continuar el proceso de profundizar e integrar la vivencia de nuestro carisma CVX en el mundo de hoy.

Ese proceso lo hemos iniciado estos días en Asamblea. No nace aquí. Trae su historia de estos primeros 50 años. El documento final que se redactó, y en los próximos días llegará a todos, refleja este proceso realizado. Alguien comentó que se trata de un documento “canónico” para la CVX. Refleja nuestra fe, nuestra misión y nuestra identidad. Refleja nuestra vida, nuestra fe. Busca comunicar una experiencia. Este documento nos da un modelo para consolidar la identidad y seguir avanzando como comunidad apostólica laica. Hemos sembrado una semilla en tierra fértil. Seguramente sea como un grano de mostaza. Este discernimiento comunitario apostólico implica prepararnos para seguir dando pasos hacia delante.

La Asamblea la concluimos celebrando la eucaristía, en la fiesta de San Ignacio. El P. Herminio sj, Vice-Asistente Eclesiástico, en su homilía, nos invitó a seguir profundizando la experiencia. Nos recordó la frase de Ignacio “Buscar y hallar a Dios en todas las cosas”. E hizo hincapié en el buscar. Seguir buscando con tiempo, con trabajo espiritual, al modo de Ignacio, donde el camino es la experiencia. Él se definía a sí mismo como el peregrino. Es tiempo de salir al encuentro de nuestras comunidades y compartir con los demás esto que hemos visto y oído. Pero también es tiempo de continuar el camino. Sin eso no habrá verdadera experiencia para compartir. Estamos concluyendo el jubileo de estos primeros 50 años de CVX, a la vez que iniciamos los segundos 50 años. Que el Señor siga acompañando a todas nuestras comunidades CVX y nos haga salir, con nuestros panes, a seguir siendo un regalo para la Iglesia y para el mundo. Y que, como Ignacio, podamos decir una y otra vez, “dadme vuestro amor y gracia que ésta me basta”.